Uff. Buena pregunta…

 

La mejor piscina es, la que mejor se adapte a nuestras necesidades y por supuesto, la que mejor esté construida.

Con los años, en el mercado han aparecido más opciones a la hora de instalar una piscina en casa. Teniendo un abanico

de posibilidades como: Hormigón pintado, Gresite, Fibra o Poliéster, Liner, Naturales…

 

Es importantísimo, que nos dejemos asesorar y no influenciar, por los profesionales una vez estudien nuestras peticiones

y el terreno donde queremos instalarla. Tenemos que procurar, encontrar una empresa seria y responsable, que nos pueda

ofrecer el mejor servicio, garantía y permanencia. Si nos decidimos por una piscina u otra, basándonos únicamente en su

precio sin valorar sus características, es muy probable, que en un futuro nos arrepintamos de nuestra decisión, bien, porque

no es lo que nosotros queríamos verdaderamente, o lo que es peor, porque empiecen a surgir problemas que provoquen

gastos elevados y quebraderos de cabeza.

 

Debemos solicitar  un informe del proceso de la construcción, con un detalle de los materiales a utilizar, desde el de

albañilería y fontanería hasta el de los componentes del funcionamiento de la piscina.

 

Una vez tengamos las ofertas en nuestra mano, realizaremos una comparación a igualdad de condiciones (materiales,

proceso…)  y así poder decidirnos por la mejor opción.

 

Hay que tener en cuenta, que el hecho de poner una piscina en nuestra casa es un gasto considerable, y se va a convertir

en una parte importante de nuestra vida diaria.

 

Detalles importantes:

Gunitado – Exigir si queremos una piscina de hormigón o gresite, que esta se realice mediante el gunitado. (proceso por el

cual garantizamos una estanqueidad y seguridad en la estructura  del vaso ).

Relleno – Tener en cuenta el material a utilizar para rellenar la cavidad exterior de una piscina de fibra y de liner, así como la

base donde va a ir apoyada. La falta de este material es el que provoca esos famosos ecos que comenta la gente.

Sistema de depuración – Valorar si la capacidad de filtración es adecuada y ver diferencia con un sistema un poco más

potente. Hay ocasiones que sale más rentable instalar un sistema con más capacidad. 

 

Sobra decir, que una vez se tome la decisión y se contrate la mejor opción, hay que comprobar que cumplen con las

condiciones de su oferta.

 

¡A tomar una decisión!